El Hotel Sierra Nevada: "Hotel del Duque"

El Hotel del DuqueEl interés turístico del Duque de San Pedro se centró pronto en Sierra Nevada; cuando él comenzó a preocuparse por ella no se había iniciado la construcción de la carretera y no había más albergue que el construido por la Sociedad Sierra Nevada en 1915 en los Llanos de Otero. Julio Quesada construyó un hotel, auténticamente "disparatado" para el lugar y la época, promovió la sociedad que construyó el tranvía de Sierra Nevada, alimentó ambos con una fábrica de electricidad y alentó al Club Penibético para que organizara la primera Semana Deportiva en Sierra Nevada en 1927, primer aliento del deporte del esquí en las cumbres de la Penibética.

La primera noticia sobre los proyectos del Duque se recibe en Granada a primeros de agosto de 1919; filtra hábilmente el Duque sus ideas y consigue de inmediato el aplauso de la prensa y de la opinión pública, que pide a las autoridades que, por patriotismo, se faciliten al Duque las cosas para la ejecución de sus proyectos entre los que el primero que presenta es la construcción de un gran hotel, que se ubicaría en el lugar conocido como Cortijo Hundido, emplazado entre Collado Redondo y el Barranco de San Juan, a 1.600 metros de altura.

El hecho es que el Duque de San Pedro pagó de su propio bolsillo los terrenos para la construcción del hotel y las expropiaciones para el complicado camino de siete kilómetros desde el rio Maitena y que a primeros de septiembre de aquel mismo año había más de 200 obreros trabajando en la carretera y en la cimentación del edificio.

Las múltiples dificultades debieron irse allanando y las obras del camino y del hotel continuaron sin que en la prensa de Granada vuelva a hablarse en los años siguientes de un asunto que el Duque debió entender como puramente particular, hasta que sin inauguración de ningún tipo, el Hotel fue abierto el 20 de marzo de 1925.

El Duque no cesa de abrigar nuevos proyectos y en 1927 ya anduvo estudiando la posibilidad de construir a su cargo un cable teleférico que uniera el Hotel con el albergue de las cúpulas, el construido en 1915 en los llanos de Otero por la Sociedad Sierra Nevada, mucho más próximo a los lugares donde era posible practicar el esquí.

Pero a comienzos de 1928 se anuncia que permanecerá cerrado durante todo el invierno; así debió suceder casi todos los años. La aristocracia, miembros de la alta burguesía, ciertos aficionados al juego, algún congreso médico, excursiones selectas, son los clientes del Hotel, y estos no son habituales visitantes en los meses invernales. Respecto de los esquiadores, ni el esquí estaba entonces mínimamente desarrollado ni el hotel estaba en un lugar idóneo para esquiar. Pese a ello, en la primavera de 1927 el Duque lanzó a las sociedades montañeras granadinas a la organización de la Semana Deportiva que, con una dimensión nacional, se celebraría ininterrumpidamente hasta 1936, fecha hasta la que se mantuvo abierto el hotel.

La construcción del hotel Sierra Nevada, "totalmente electrificado" como constaba en su publicidad, y el desarrollo de las obras del tranvía, obligó a Julio Quesada a promover la construcción de una central eléctrica en el valle del Genil, lo más próxima posible al hotel. Para ello, simultáneamente a la constitución de la sociedad del Tranvía, fue el promotor, también como sociedad anónima, de la sociedad "San Pedro. Eléctrica del Maitena".
     
La piscina y el Hotel del DuqueLa central del Maitena, promovida por la sociedad San Pedro, fue realizada en 1923, en la cuenca del Genil, a 1.500 metros de altitud, en un terreno cuya topografía ofreció grandes dificultades constructivas, sobre todo para los canales de carga, que en unas ocasiones habían de ser excavados y en otras prácticamente colgados de paredes verticales. El lugar, sin embargo, era el mejor para los fines hidroeléctricos y así el río Genil y sus afluentes vieron crecer en sus márgenes las centrales del Blanqueo, de Pinos Genil, el Castillo, Diéchar, la Vega, la de los Tranvías, la de Dílar y la de Maitena.

Esta última, contaba con un canal de cinco kilómetros que corre a gran altura por la vertiente derecha del valle del Genil, con numerosos túneles construidos sobre terrenos escarpados, un salto de 267 metros y un caudal de hasta 1.500 litros por segundo, que movía un generador de 1.520 CV. La presa estaba emplazada cincuenta metros más abajo de la confluencia del barranco de los Golondrinos, de donde tomaba su caudal, con el Genil.

En octubre de 1923, el mismo año de su terminación, la sociedad "San Pedro, Eléctrica del Maitena" se fusionó con "Eléctrica de Diéchar", construida en 1917, conservando el Duque la presidencia de su Consejo de Administración; la nueva empresa mantuvo una pugna por el mercado con un conocido empresario granadino, Pedro Moreno Agrela, que controlaba la "General de Electricidad", "Eléctrica de la Vega" y la central del Castillo. Al final, fue la Compañía General la que se impuso, absorbiendo los activos eléctricos de Lebón y a la propia sociedad Diéchar-San Pedro. En 1931 la compañía granadina fue absorbida por "Mengemor" fundada en 1904 en Linares y que controlaba gran parte de la fuerza de las provincias de Jaén y Córdoba, que finalmente fue absorbida a su vez por la Compañía Sevillana de Electricidad en 1951.

localizacion

contacto